El color obtenido con el tratamiento NO se puede predecir y NO se
puede elegir. El color depende de múltiples factores como la
pigmentación inicial del iris, las pendientes en la elevación superficial
del iris o la distribución del color y otras variaciones genéticas.

El color de iris más común obtenido como resultado del tratamiento es
gris-azul, de oscuro a claro.

El procedimiento Yeux Clairs les muy seguro, no causa ninguna
disminución en la visión, sensibilidad a la luz, inflamación crónica en
los ojos, glaucoma, alteraciones de la pupila o el uso de anteojos.