¡No!

La mayoría de las personas sienten alguna pequeña molestia durante el tratamiento, pero no dolor.